25/04/2019

4x4

El pasado Lunes 15

4x4

Buffa, el todoterreno de la escudería de Lechuga, no sólo se ganó al hincha sino que se quedó con un puesto que no tenía dueño. ¿Cómo pasó de suplente a indiscutido?

Buffa, el todoterreno de la escudería de Lechuga, no sólo se ganó al hincha sino que se quedó con un puesto que no tenía dueño. ¿Cómo pasó de suplente a indiscutido?

Después de ganarle a Lanús, Gustavo Alfaro comparó a su equipo con un Falcon Sprint. “El naranjita, con la franja negra. Tiene buenas butacas y un buen motor. Sólo hay que afinarle un poquito el motor y acelerarlo a fondo”, explicó. Un tiempo atrás, el mismo técnico había cotejado a su Arsenal campeón del 2012 con un Renault Gordini, y luego, a su Huracán con un Dodge 1500. Sin embargo, la escudería de Lechuga no sólo se nutre de vehículos de colección. Una de sus piezas preferidas está más vigente que nunca y jamás lo deja a gamba.

Mirá también
Mirá también

Boca se fue de relax

Después de varios años sin un lateral derecho afianzado en el puesto, Julio Buffarini se transformó en uno de los pocos futbolistas irremplazables para Alfaro y uno de los más queridos por los hinchas. La Bombonera entera lo ovacionó en los últimos tres partidos y el DT lo considera un pilar a la hora de afrontar, sobre todo, los partidos por la Copa.

x

Es que el cordobés es uno de los pocos integrantes del plantel (los otros son Tevez y Mas) que saben lo que significa levantar el trofeo más importante de América. Buffa lo hizo con el Ciclón en 2014, aunque su sueño desde chico, y más después de aquellas cinco pruebas sin éxito en Inferiores del club, siempre fue poder ganar una Libertadores con la azul y oro.

Mirá también

El camino a la consolidación con la camiseta de Boca no fue fácil para el defensor. Pese al aceptable nivel mostrado cada vez que el Mellizo lo precisó, debió correr siempre detrás de Jara e incluso de Peruzzi, a quien Guillermo reintegró llamativamente al grupo (practicaba aparte) tras una lesión del ex Estudiantes contra River. Aún así, jugó 27 partidos con GBS y meterle un golazo a Tigre en el Templo.

x

Pero todo cambió con Alfaro, que le brindó al lateral la continuidad que tanto le venía haciendo falta. Y una vez consolidado, con la tranquilidad de que un mal partido no lo sacará del 11 como en el ciclo anterior, Buffarini renovó su confianza y alcanzó un nivel tan alto que hasta llevó a ilusionarlo con volver a la Selección (estuvo con Bauza y Sampaoli).

Las rabonas frente a San Lorenzo y con Tolima, la intensidad con la que va a disputar cada pelota (incluido el fantástico quite ante Wilstermann en la previa del gol de Bebelo) y el haber sacrificado su idolatría en Boedo para defender los colores de Boca, lo llevaron a ser el jugador más representativo del ADN boquense.

x

El de lateral derecho, para colmo, fue un puesto que a Boca le costó ocupar en los últimos tiempos. Jara arrancó bien y se desinfló. Peruzzi tuvo buenos partidos, pero la lesiones y la incomodidad que le generaba jugar en la Bombonera lo alejaron del equipo y del club. Y jugadores como Evangelista, Fuenzalida y Marín tampoco dieron la talla. En silencio, Buffa fue calentando motores y, una vez que aceleró nadie lo detuvo. Sí, más que Falcon Sprint, una 4X4.

Ver noticia en Olé

Temas Relacionados: